¡Continuamos!

Esperábamos que, con la energía y la creatividad que derrochan los alevines, el Planeta de los Cocineros iba a ser especial, pero la verdad es que su actitud hacia los talleres, las dinámicas y las actividades que les habíamos preparado ha superado con creces nuestras expectativas. Y eso no hace sino llenar de sentido nuestra tarea como educadoras, así que, como os podéis imaginar, estamos más que contentas.

Como seguidores de la pedagoga Maria Montessori, para quien es fundamental la observación y la experimentación a través de los sentidos en el primer ciclo de desarrollo del niño, elegimos este planeta porque sabemos de buena tinta que trabajar el mundo de la cocina y los alimentos es enormemente motivador para ellos, ya que les permite un grado de participación total. Además, desarrolla e incentiva su creatividad en el momento en que ven cómo los alimentos pueden combinarse, manipularse y resultar en algo totalmente distinto. Por otra parte, y como no podía ser de otro modo a edades tan tempranas, contribuye decisivamente al desarrollo de su motricidad fina, así como de todos sus sentidos. Aunque ya nos habéis ido siguiendo en nuestras redes sociales, tenemos mucha ilusión por explicaros punto por punto, día a día, cómo se ha desarrollado la segunda semana de nuestra Summer School.

¿Preparados? ¿Comenzamos con el diario de abordo!

Mucha experimentación

El LUNES, después de un fin de semana de descanso, aterrizamos en el nuevo planeta por todo lo alto. Y es que nos gusta, siempre que llegamos a un planeta nuevo, empaparnos de todo lo que nos puede ofrecer. Así pues, el gran plato fuerte (¡nunca mejor dicho!) fue nuestro taller de pasteles de galletas. Los peques fueron viendo cómo, manipulando las galletas, podían crear nuevos y sabrosos productos, como los pasteles. Y solo podemos decir una cosa… R-I-Q-U-Í-S-I-M-O-S.

Como ya sabéis, el MARTES nos dedicamos a darnos un buen chapuzón en nuestra ansiada charca, y todos los peques disfrutaron sin excepción de esta actividad refrescante en días de tanto calor. Pero todavía tomamos más medidas para combatir las temperaturas, y por la tarde nos refugiamos en nuestro espacioso comedor para fabricar unos deliciosos polos de horchata. ¡¡Nos estamos poniendo las botas!! Lo más interesante de este taller es que los alumnos pueden experimentar de primera mano cómo un producto líquido se convierte en uno sólido y mucho más refrescante. Aunque, si les preguntas a ellos, te dirán que lo más interesante es su delicioso sabor, ¿no os parece?

escuela montessori en rocafort

Por fin llegó el MIÉRCOLES y por la mañana pudimos fabricarnos nuestros auténticos gorros de chef… ¡nos lo merecíamos! Por la tarde hicimos uno de nuestros talleres de experimentación. Un taller que teníamos muchas ganas de hacer porque, además de divertidísimo, es súper productivo. Enmarcado en nuestro proyecto de educación bilingüe, se trataba de una actividad para desarrollar la capacidad de discriminación de sabores: dulce, salado, ácido y agrio. O, mejor dicho: sweet, salty, acid and sour. Los peques no se esperaban qué iban a experimentar con cada nuevo sabor, y las caras que ponían después de hacer la prueba eran de lo más divertidas… ¡y reveladoras!

método montessori rocafort

Y el JUEVES, cómo no, nuestros juegos de agua en la charca, a los que incorporamos una novedad: unos toboganes con los que no nos cansamos de jugar.

Finalmente, el VIERNES pusimos el punto y final a la semana volviendo a colocarnos nuestros gorros de cocineros y retornando “a los fogones” para preparar el plato estrella de la semana: brochetas de fruta. Es una actividad realmente estimulante por varios motivos. En primer lugar, porque nos permite trabajar sobre la importancia de una alimentación saludable y seguir fomentando este tipo de hábitos. Además, es una actividad visualmente muy atractiva debido a la variedad de colores de las frutas, y por tanto los niños continúan experimentando, no solo con sabores, sino también con colores. Finalmente, no veáis cómo tenían que concentrarse los peques para poder clavar el pincho de la brocheta en la fruta. ¡Mirad qué caras de concentración!

¡Y aquí nos despedimos del Planeta de los Cocineros!

Próxima parada: EL PLANETA DE LOS CUENTOS.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies