Educar en valores en la etapa infantil

Mucho nos suena eso de que los niños de hoy en día no tienen educación, que les falta respeto y que tanto la familia como la escuela deberían educar en valores. Evidentemente, se trata de generalizaciones que venimos escuchando desde hace generaciones. No obstante, pone de relieve la importancia de la educación en valores desde la infancia. Y, también, la responsabilidad que tienen las familias y las instituciones educativas.

Pero, ¿qué significa educar en valores?

La educación en valores es el proceso que contribuye a que los individuos construyan racional y autónomamente sus valores. Dotarlos de mecanismos afectivos y cognitivos para vivir con la capacidad reflexiva suficiente para integrarlos a la sociedad. Y es que los valores atraviesan todas las acciones y decisiones que tomamos día a día. Por este motivo, nos resulta imposible pensar una educación plena desvinculada de los valores.

Educar en valores, pues, es acompañar a los niños en el proceso de adquirir una reflexión sobre el mundo que los rodea. De tal manera que sepan dar una respuesta libre y autónoma sobre aspectos como su identidad, su sociedad o los objetivos que pretende alcanzar. Y, como no puede ser de otro modo, en este proceso tan personal, las familias tienen un papel fundamental, especialmente en la etapa infantil. Los padres deciden los valores iniciales de la educación de sus hijos.

Lectura de los tres cerditos en la escuela infantil

¿Qué tipo de valores existen?

De todo tipo. A grandes rasgos, podríamos resumirlos en:

  • Biológicos: relacionados con la salud, el cuerpo y las necesidades básicas.
  • Ecológicos: que tienen que ver con el medio en el que se desarrolla la vida.
  • Morales: relacionados con la tolerancia, el respeto, la ética, la verdad, la justicia, la solidaridad…
  • Intelectuales: que configuran el mundo mental y cultural del individuo.
  • Religiosos: propios de los practicantes de alguna religión.

¿Cómo educar en valores?

Esta es la pregunta más difícil, seguramente. En primer lugar, las familias tienen que elegir en qué tipo de valores quieren iniciar a sus hijos. Después, como viene siendo habitual, los niños irán aprendiendo a través del ejemplo y la repetición. Y, para eso, evidentemente, hay que tener mucha paciencia. Con ejemplo, repetición y paciencia, los niños observarán cómo sus padres son educados, respetan a los demás, piden las cosas con amabilidad, ayudan a otros, etc. Sin olvidar, claro, la necesaria relación y comunicación continua con el centro educativo.

¿En qué valores educar?

A edades tempranas existen una serie de valores básicos cuya importancia es fundamental para el desarrollo del niño. Hablamos del respeto a la naturaleza, de la obediencia, la amabilidad, la amistad y la tolerancia hacia los demás y sus decisiones, la constancia, la gratitud, la sinceridad o la generosidad.

En la Escuela Infantil Alevín entendemos la importancia que las entidades educativas ejercen en este tipo de desarrollos, por eso desarrollamos nuestro Proyecto Educativo como un programa integral que se articula alrededor de todos estos valores. Podéis consultarlo detalladamente aquí.

Niños jugando en el patio en Escuela Infantil Godella

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies