Los bebés aprenden desde el primer momento

Los niños nacen con la capacidad de descubrir el mundo que los rodea. Y los bebés aprenden muy rápido. Como reza el dicho, los bebés son como esponjas, y aprenden incluso durmiendo. El cerebro de los peques está preparado para el aprendizaje desde el mismo momento de nacer, y su cerebro madura con una rapidez que nos sorprendería. En este proceso, las familias y la escuela tenemos que ponernos manos a la obra para sacar el máximo partido de estas capacidades innatas. Hemos seleccionado 4 puntos clave:

Su gran aliada: la imitación

Resulta increíble cómo un bebé se adapta rápidamente a su entorno. Nada más nacer, capta información por medio de todos sus sentidos, se mueve y comienza a situarse en el mundo. Y, a medida que van creciendo, los bebés aprenden nuevas habilidades y estrategias que lo ayudan a desarrollarse y crecer. Entre ellas, se encuentra la imitación, técnica innata. Así, por ejemplo, a los siete meses comienzan a distinguir el sonido de las vocales y de las consonantes, y empezará a intentar reproducir los sonidos que oye. Por eso es importante hablarles y expresar emociones con la voz. O, de los seis a los doce meses, que ya empieza a reconocer los objetos que lo rodean. Para ello, es recomendable pasear con él por la casa y señalar objetos y repetir su nombre. Así, poco a poco los bebés aprenden a nombrar el mundo que los rodea.

El ensayo-error

Especialmente, este procedimiento se lleva a cabo cuando el bebé quiere alcanzar alguna cosa: objeto, comida, etc. El niño es muy insistente, así que intentará una y otra vez alcanzar sus objetivos. Y, cuando tiene éxito, lo repite. Sin embargo, si ve que su movimiento no ha producido el efecto buscado, lo abandona. Los papás pueden contribuir en estos movimientos de una manera muy sencilla. Y es que no se trata de pasarle el objeto sin más, sino de proporcionarle apoyo o impulso para que puede conseguirlo él mismo.

cuando matricular a tu bebe

La curiosidad: esa gran compañera

El bebé es un explorador nato. A lo largo de sus indagaciones, va adquiriendo información progresivamente sobre sí mismo y el mundo que lo rodea: sus sensaciones, su capacidad motriz, el peso y la textura de los objetos y las personas, los sabores… Para fortalecer el éxito de sus exploraciones, los adultos tenemos que alabar sus hazañas con gestos y palabras.

La importancia de la repetición

A medida que ve las mismas caras, las reconoce. A fuerza de repetir una serie de movimientos exitosos, adquiere capacidad motriz. Y, cuando repetimos una serie de rutinas, los bebés aprenden qué acciones siguen a otras. Por ejemplo, sabe que cuando llega su madre de trabajar, van a pasar un rato juntos. Es esta la razón por la que repiten una y otra vez sus movimientos o juegos. Aprende de la experiencia y la usa en sus futuras acciones.

aula de bebés escuela infantil rocafort

Además de todo, los bebés pasan el primer año de su vida desarrollando sus capacidades emocionales y afectivas. Durante este tiempo, los bebés aprenden a sentirse seguros con sus papás, y también queridos por ellos. Es fundamental demostrarles el afecto y las emociones positivas hacia ellos en esta etapa.

Si os habéis quedado con ganas de más y queréis saber cómo trabajamos la educación temprana y cómo se adaptan las instalaciones de la Escuela Infantil Alevín, no lo dudéis y poneros en contacto con nosotras. ¡¡Estaremos encantadas de enseñaros nuestra escuela y nuestro Proyecto Educativo!!

escuela infantil alevin matricula abierta

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies